lunes, 21 de enero de 2013

2x16 Fringe, Smash, Girls, Deception, Banshee y Globos de Oro

El primer podcast "regular" de 2013 llega precedido por la entrega de los Globos de Oro el pasado domingo, unos premios que, dentro de su tendencia de ir a lo suyo, reconocieron  la segunda temporada de Homeland y la primera de Girls, que entra mucho dentro de su territorio porque es un estreno que ha generado mucho ruido mediático. Su victoria como mejor comedia, y de Lena Dunham como mejor actriz, coincidió justo con el estreno en HBO de su segunda temporada, con audiencias menores que en su estreno pero que, creativamente, parece que va a mantener el listón puesto por aquellos polémicos primeros capítulos.

Mientras Girls se dedica a radiografiar los comportamientos de sus jóvenes protagonistas, Banshee hace otra cosa, que es una mezcla peculiar de los códigos del noir con el tono soft porn de True Blood. Producida, que no creada, por Alan Ball y emitida por la hermana menor de HBO, Cinemax, las peripecias de este ex presidiario reconvertido en sheriff de un pueblo lleno de oscuros secretos quizás pequen al principio de querer contárnoslo absolutamente todo. Al menos, Banshee tiene más claro lo que es que Deception, el intento de NBC de tener su propia Revenge a la que se le ve demasiado el cartón. Lo que es una lástima, porque desperdicia el hecho de ser de las escasas series, junto con Scandal, que tiene como protagonista central a una mujer negra.

Smash no es un estreno, pero llega tan cambiada a su segunda temporada que podría pasar por uno. ¿O no es así? La NBC ha colgado en Internet el primer episodio de la nueva entrega, en el que la serie apenas hace mucho más que presentar la nueva situación en la que están todos los personajes y hacer limpieza de las líneas argumentales que su nuevo showrunner, Josh Safran, quiere descartar del año pasado. Y Safran parece estar adoptando el modelo de Ley y orden de inspirarse en los titulares del The New York Times para escribir algunas tramas, en concreto, en el caso de Rebecca: The musical.

Y de series que comienzan a otra que se acaba para siempre, Fringe, que cierra su quinta y última temporada de un modo que puede suscitar un debate bastante animado. Sobre si los Observadores han sido villanos a la altura, los guiños a los fans del final y nuestras diferentes valoraciones de estos últimos capítulos hablamos para cerrar el programa de esta semana, cuyo orden de temas es el siguiente:



- 0’: Presentación, los Globos y el arranque de Girls.
- 18’: Banshee, la nueva serie producida por Alan Ball.
- 30’: Deception, un Revenge de segunda.
- 37’: La segunda presentación de Smash.
- 52’: El final de Fringe (con spoilers) y nos despedimos con una canción de Smash.


P.D.: El de la foto es Michael Cerveris, el actor que interpreta a Septiembre en Fringe, y que es un reputado actor teatral de Broadway. Su último papel ha sido el del general Perón en el restreno de Evita con Ricky Martin.

6 comentarios:

María dijo...

Yo soy de las que les gustó el final de Fringe y está dispuesta a "ignorar" las incongruencias, paradojas y demás, la verdad. Aunque me ha encantado oir a Marina hablando de la teoría de los multiversos y las paradojas temporales. Los viajes en el tiempo son a la vez una de las mejores y peores cosas de la ciencia ficción ;)

Un agujero en la trama del que nadie ha hablado es el de Septiembre/Donald. Salvo que yo lo haya entendido mal, decidió quitarse el implante ese del cuello para poder tener emociones de nuevo, volver a ser 100% humano. Pero cuando Peter se pone el implante, Walter explica que si no se lo quitan pronto, los cambios físicos en el cerebro (que la parte que controla las emociones sea invadida por la que controla la inteligencia) son irreversibles. September ha tenido el implante durante mucho tiempo… ¿y aun así puede volver a tener emociones?

Lambunis dijo...

Me hubiera gustado mas detalles sobre la historia de Sam Weiss, por lo demás excelente.

El proceso al que fue sometido September fue explicado. Se llamó "reversión biológica" o algo similar, y que consistió en una serie de experimentos para quitarle la tecnología del futuro.

Ticogotenks dijo...

Me gusto bastante el final de Fringe, plagado de emociones y de guiños Eso si la quinta temp fue bastante irregular.

Sobre los multiversos, hubiese estado bueno q en fringe desarrollaran el concepto pq en ese sentido siempre se fueron por la tanqente.

A quien le interese el tema le recomiendo q vea el Anime Noein.
Saludos.

Ramón Rey dijo...

SPOILER FRINGE

Walter deja de existir en el nuevo 2015 porque si no hay invasión de observadores, el no viajaría al futuro y entonces la invasión debería seguir ocurriendo.

Lo de Peter siendo una paradoja viviente es básicamente un "existe aunque le borren porque sí", ni siquiera se puede llegar a justificar argumentalmente xD. Aunque si tiene sentido considerando que se mueve en un timeline distinto y estaba en la máquina famosa y todo eso. Puede colar :P

Respecto al presupuesto de Fringe en la quinta temporada. Se nota mucho el bajón pero curiosamente ha habido un uso de efectos especiales muy resultón en algunos momentos que daban el pego perfectamente para la ambientación. Y la banda sonora me ha parecido la mejor de la serie.

MacGuffin dijo...

Bueno, la propia serie plantó las semillas para que Peter siguiera existiendo a pesar de lo borraran de la línea temporal con aquellos "soul magnets" que introdujeron creo que en la segundo temporada. Los midiclorianos, vamos.

Si Fringe se mete más a fondo en la teoría de los multiversos, te garantizo, Ticogotenks, que la cancelan en la tercera temporada. La poca audiencia que tenía habría desertado en masa, porque es realmente complicado. Pero si te interesa el tema de líneas temporales múltiples, puedes ver la película Primer, si no la has visto.

David Calaveras dijo...

Hola chicos. Estoy de acuerdo con vosotros en bastantes cosas, vaya por delante, pero el análisis simplista y/o precipitado de Banshee ha dejado un poco de desear. Que aparezca el nombre de Alan Ball por ahí no es criterio suficiente como para decir que es "un True Blood de policías" como más o menos sugerís. De hecho, se parecen como un huevo a una castaña. Algo más centrada es la comparación a las películas de Tarantino por el tema de la violencia, pero poco más, tampoco tienen mucho en común excepto las patadas. Y esto no es una defensa de la serie, que de mí no lo necesita, pero no hay que caer tan fácilmente en los clichés. Un saludo a ambos.